Categorías
Finanzas Personales

Tarjetas de crédito con tasas de interés baja

Seguramente más de una vez te ha llegado la invitación para adquirir alguna tarjeta de crédito ofreciendo beneficios increíbles pero, antes de aceptarla compara las tasas de interés.

Descubre las tarjetas de crédito con tasas de interés baja

La tasa de interés es el porcentaje aplicado por el banco al efectivo que adeudas a tu tarjeta a la fecha de corte de la misma. Debido a que es un cargo adicional a la deuda ya existente, el conocer los mejores porcentajes que se manejan actualmente es más que importante para todos. Lee aquí sobre tarjetas de crédito: beneficios, puntos y recompensas.

Seguramente más de una vez te ha llegado la invitación para adquirir alguna tarjeta de crédito ofreciendo beneficios increíbles pero, antes de aceptarla compara las tasas de interés y la variedad de comisiones que cobran dependiendo de la institución o el tipo de tarjeta.

¿Cuáles son las tarjetas de crédito con la tasa de interés más baja del mercado?

Tarjetas tipo clásicas:

En el caso de las tarjetas tipo clásicas, este indicador varía dependiendo del límite de crédito disponible otorgado a cada tarjetahabiente. A mayor límite de crédito, menor tasa de interés promedio aplicada.

Las tarjetas de crédito clásicas con las tasas más bajas de interés son: Santander Light con una tasa de entre 22.8 a 30.1 por ciento; Inbursa Clásica con una tasa de entre 34.1% a 36.3%; Banamex Clásica Internacional con una tasa de entre 30.9 % a 36.9 % y Banorte Clásica con una tasa de entre 44.6 % a 50.9 %.

Tarjetas tipo premier con las tasas de interés más baja del mercado:

Como verán, los más bajos intereses corresponden a las platinum. Los intereses para las Gold oscilan entre los 25.8% y 48.1%.

Las tarjetas de crédito premier con las más bajas tasas de interés promedio son: Banorte Platinum con 24.73 %, Platinum Inbursa con 24.0 %, Banamex Platinum con 32.0 %, Bancomer Platinum con 36.43 % y Bajío Platinum International con 24.94 %.

La disposición de tu crédito en efectivo no es más que un préstamo que obtienes de la línea de crédito de la tarjeta al retirar dinero en efectivo de la misma.

Retirar efectivo de una tarjeta de crédito cuesta entre 1.5 % y 10 % del monto dispuesto, dependiendo del plástico, y siempre que la operación se haga en cajeros de la institución emisora. Algunas instituciones no cobran porcentajes sino montos definidos que van desde los 15 hasta los 100 pesos.

En ambos casos, el costo se acumula a los intereses que se originan a partir del momento de la disposición del efectivo y hasta que el saldo es completamente liquidado. Así que retirar 300 pesos le cuesta a un usuario entre 438 pesos y 523 pesos, dependiendo del plástico utilizado.

Puedes disponer de tu crédito retirándolo en efectivo a través de cajeros automáticos o de agentes corresponsales, pero debes recordar que los costos por disposición del mismo son muy elevados.

Las tarjetas de crédito clásicas con los más bajos cargos por retiros en efectivo (CRE) son: Banorte Oro con 6.00 %, HSBC Oro con 6.50 %, BBVA Oro Bancomer con 6.50, Banamex Oro Plus 9.00 % y Santander Oro Cash con 10.00 %.

Las tasas mencionadas corresponden a retiros efectuados en cajeros de la misma institución bancaria de la tarjeta emisora.

En caso de que el retiro sea realizado en cajeros correspondientes a otra institución, el banco en cuestión te realizará un cargo adicional por utilizar su dinero. Y si el retiro es efectuado fuera de México, además de la comisión del banco, se te realizará un cargo por parte de la entidad bancaria en donde efectuaste la operación.

Dicho cargo, en la gran mayoría de los casos, es emitido en dólares, por lo que también debes considerar la tasa cambiaria que ofrece la institución.

Los más bajos gastos de cobranzas e intereses moratorios para tarjetas de crédito.

Muchos mexicanos se encuentran en una difícil situación económica. Una de las primeras cosas que hace una persona cuando tiene problemas financieros es dejar de pagar sus deudas, y eso tiene un precio muy caro.

Ante esta situación, los bancos realizan acciones de cobro contra quienes dejan de pagar por sus gastos.

Uno de estos cargos son los famosos gastos de cobranza los cuales son generados de forma automática a la fecha de corte de tu tarjeta sobre el monto en efectivo que adeudas al banco en ese momento.

El gasto de cobranza varía dependiendo de la entidad bancaria y del producto que se adquiera. Si entras en el grupo de los tarjeta habientes no totaleros, la siguiente información es vital para ti.

Las tarjetas de crédito con los más bajos gastos de cobranza son: BanCoppel Clásica no aplica ningún cargo, BBVA Bancomer con 401.00 pesos, Banorte Clásica con 400.00 pesos, HSBC Clásica con 389.00 pesos, Inbursa Clásica con 350.00 pesos y Sacotiabank Clásica con 399.00 pesos.

Este importe es cargado a tu deuda antes del siguiente corte y después de la fecha de pago.

Además de los gastos de cobranza, existen los intereses moratorios que son los que te cobra el banco cuando no alcanzas a pagar ni siquiera el mínimo establecido en tu estado de cuenta.

Estos intereses moratorios se cobran con base en el pago mínimo a realizar y se les suman a los intereses ordinarios. Pero si te pasas de los 90 días sin que abones ni un peso a tu cuenta, los intereses moratorios se calcularán con base en el total de tu adeudo.

Es importante entender que los intereses moratorios sólo operan una vez que los plazos de pago han vencido. Estos intereses son pactados en el contrato que firman las partes, es decir, el acreditado, (tú) y el otorgante, (el banco emisor).

Así que es importante que antes de comprometerte estés al tanto de lo que podrías estar pagando en caso de que no pagues en la fecha acordada.

Solicita aquí tu tarjeta de crédito y toma en cuenta estas recomendaciones para que hagas un mejor uso de tu tarjeta:

1. Considera que adquieres una deuda que debes pagar.

2. La tarjeta no es dinero adicional y por ello se debe ajustar a tus ingresos.

3. Aprovéchala para facilitar tus pagos, cubrir urgencias o sucesos inesperados.

4. Si la usas para cubrir tus gastos diarios, puedes acumular una deuda difícil de pagar.

5. Revisa tus fechas de corte y tus fechas de pago.

6. Cubre puntualmente tus pagos. Cada vez que dejas de pagar a tiempo aumenta tu deuda y puede repercutir en un registro negativo de tu historial crediticio.

7. Abona más del mínimo señalado en tu pago mensual, ya que así reducirás el monto y plazo de tu deuda y mantendrás el control de tus finanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *