Categorías
Estilo de vida Finanzas Personales

Diferencia entre tarjeta de crédito o débito

Con las tarjetas de crédito y de débito puedes hacer compras, pagar en tiendas físicas o en internet, ambas reemplazan el dinero en efectivo, a primera vista son muy parecidas, sin embargo, son dos herramientas financieras diferentes.

Con las tarjetas de crédito y de débito puedes hacer compras, pagar en tiendas físicas o en internet, ambas reemplazan el dinero en efectivo, a primera vista son muy parecidas, sin embargo, son dos herramientas financieras diferentes.


La relación que tiene el usurario con las tarjetas ya sea de crédito o débito es amigable, normalmente se utilizan para todo tipo de pagos.

¿Qué es una tarjeta de credito y debito?


Sabemos que el mundo de las finanzas personales no es particularmente sencillo de entender.
Esos plásticos que vemos comúnmente en las carteras de muchas personas, no son más que un medio para obtener dinero de una cuenta bancaria a las que están conectadas o asociadas.
Ambos productos son emitidos por una entidad financiera, cual sea tu tarjeta e independientemente del banco, nuestra recomendación es utilizar el producto estrella del banco, este es una tarjeta de crédito.

¿Cuál es la diferencia entre tarjeta de crédito o débito?


La principal diferencia entre la tarjeta de crédito y de débito es el origen del dinero que estás utilizando. Una tarjeta de débito está ligada a una cuenta de depósito, es esa donde un ahorrador guarda su dinero, al utilizar el plástico de débito en realidad estás utilizando el dinero de la de ahorro, el monto máximo que puedes utilizar es la cantidad que tengas en esa cuenta.

En el caso de la tarjeta de crédito el banco te permitirá usar el dinero que te presto al otorgarte la tarjeta y el monto que podrás gastar, será el total del límite de crédito o el monto total autorizado, una vez que usas el dinero puedes pagarlo a plazos.


Con la tarjeta de débito puedes retirar dinero en los cajeros automáticos, realizar pagos en centros comerciales o por internet, está es una tarjeta conectada directamente a tu cuenta corrientes o cuenta de ahorro y al usarla se produce un cargo directo a esta cuenta, por ejemplo: si tienes una cuenta en cualquier banco la tarjeta de débito estará conectada a esta cuenta, por lo tanto para hacer un pago o retirar el dinero, necesitas disponer de fondos suficientes.

Si no tienes fondos no puedes gastar dinero, al menos que tengas un límite de débito asignado a tu cuenta bancaria.
La tarjeta de crédito te permite realizar compras sin tener que desembolsar el dinero en el momento, tienes la posibilidad de devolverlo en plazos. La tarjeta de crédito tiene su propia vida aparte de la cuenta bancaria. Tiene establecido un límite de crédito propio y puedes realizar pagos o retirar dinero hasta este límite, sin necesidad de tener fondos en una cuenta.

Esta comodidad tiene su precio, en primer lugar para conseguir una tarjeta de crédito, necesitas comprobar ingresos estables, estás obligado a devolver el dinero financiado, además de pagar los intereses, en el caso que no devuelvas el dinero antes de la fecha de corte. Si sabes aprovechar el periodo sin intereses, la tarjeta de crédito puede ser una excelente herramienta financiera.


Al contrario de las tarjetas de crédito, con las tarjetas de débito no generas el nivel de recompensas que te puede dar una tarjeta de crédito.

Con la tarjeta de débito no pones en riesgo tu capital, ya que sabes que tiene acceso a tu dinero y no al dinero del banco, no te preocupa que este sea más vulnerable al estar en manos de otras personas. Se ha escuchado a menudo que hay varios fraudes con tarjetas de crédito o débito como la clonación u operaciones fraudulentas que se hacen en la cuenta sin la autorización del titular y al utilizar tu tarjeta de débito en establecimientos que muchas veces, ni conocemos y el riesgo que pase esto es mayor.

El problema reside en que si se hace una operación fraudulenta en una tarjeta de crédito, el dinero que está en juego es el del banco, y por lo tanto es relativamente más fácil y rápido de resolver un problema de estos, a que si fuera una tarjeta de débito, que en este caso, es tu dinero lo que está en juego.


Tarjeta de debito características:

  • Disponibilidad, una tarjeta de débito puede ser obtenida por cualquier persona mayor de 18 años y con requisitos mínimos: identificación oficial y comprobante de domicilio.
  • Formas de pago, en una tarjeta de débito el cargo se hace directamente en la cuenta del titular, así solo permiten el cobro hasta el límite de los fondos.
  • Las tarjetas de débito son un medio de pago en sí, el importe se carga directamente en la cuenta del titular y se descuenta del saldo.
  • Cobro de retiro de efectivo nulo o muy bajo.
  • Al pagar con una tarjeta de débito por lo general no vas a recibir nada a cambio por tus compras.
  • En caso de cargos no reconocidos, tienes mayores riesgos al utilizar tu tarjeta de débito, es tu dinero el que está en juego y aunque el banco tiene la obligación de tramitar una aclaración tu dinero no estará ya en tu cuenta y se abonara hasta que se concluya el trámite de aclaración.
  • No te apalancas de los bancos. Si eres un emprendedor la tarjeta de crédito te servirá para comprar tus insumos y puede financiarte un tiempo relativamente largo, para que cubras la totalidad de la deuda sin pagar intereses. Al contrario de una tarjeta de débito es como si tuvieras dinero el efectivo e invirtieras con él, estarías poniendo en riesgo tu dinero y no el de otra persona y mucho menos te estás apalancando.

Tarjeta de credito características:

Siempre una tarjeta de crédito te va a dar beneficios por su uso, así el banco te motiva a utilizar el crédito, para que ellos puedan cobrar ganancias por intereses o comisiones, pero estas son fáciles de evadir, en cambio los beneficios son mayores, como por ejemplo:

  • Los puntos por realizar compras se van acumulando en un periodo de tiempo y en el futuro podrás cambiarlos por productos que te ofrece el banco, o incluso por dinero en efectivo, meses sin intereses y también por millas que pueden ser canjeables por boletos de avión, hospedaje, renta de automóvil, entre otras recompensas para los viajeros.

Estos puntos o millas dependen del uso de tu tarjeta, pero principalmente del nivel de gasto que hagas con el plástico. Mientras más compres con tarjetas de crédito más recompensas generas.

  • Para obtener una tarjeta de crédito por lo general debes comprobar ingresos estables, experiencia manejando y pagando puntualmente otros créditos, además que tu relación entre lo que ganas y debes no afectara tu capacidad para pagar el nuevo crédito.
  • Con la tarjeta de crédito puedes pagar, incluso si no dispones de fondos, ya que puedes aplazar el cobro hasta el mes siguiente. De esta forma el titular contrae una deuda con el banco, aun así la tarjeta de crédito tiene un límite que puede devolverse a fin de mes, un día establecido del mes siguiente al que se efectúa la compra o bien, mediante un porcentaje que todos los meses desembolsaremos o una cuota fija establecida.
  • Las tarjetas de crédito permiten financiación, te permiten pagar a plazos y hacer tus compras sin necesidad de desembolsar el total del pago, es decir, lleva implícita la concesión de un crédito por parte del banco.
  • La tarjeta de crédito cobra intereses al titular al retirar dinero o al fraccionar los pagos. Estos son interés no son frecuentes en las tarjetas de débito. Si necesitas hacerlo haz uso de la tarjeta de débito.
  • Otra cosa a considerar es la seguridad en ambas tarjetas. La tarjeta de crédito tiene mayor protección contra fraudes, además como usuario de tarjeta de crédito estás protegido por un seguro, en caso de que compres algo defectuoso tienes la posibilidad de recuperar el dinero gastado.

Adicionalmente en ocasiones las tarjetas de crédito cuentan con seguros que te van a proteger en casos de robo o incendios y sin pagar de más por ellas.

  • Si detectas cargos que no te corresponden en una tarjeta de crédito, no estás obligado a pagarlos mientras investigan, lo cual es justo y conveniente.
  • Si no tienes deudas y administras bien tu dinero, la tarjeta de crédito puede ser una herramienta muy útil para comprar a crédito haciendo uso del periodo sin intereses. Si tienes deudas o sientes que no controlas tus gastos, corta tu tarjeta de crédito y pide al banco una tarjeta de débito.
  • Esto no solo te sirve para invertir en un negocio, sino para pagar otro tipo de obligaciones o inversiones como: educación, salud, herramientas para crecer o incluso algún gusto que te quieras dar, al final de cuentas generará una recompensa.
  • Con el uso de la tarjeta de crédito generas historial crediticio, te dan un historial para que en el futuro tengas acceso a mejores beneficios con entidades financieras, como por ejemplo un crédito hipotecario o un crédito automotriz, el banco revisa que tan cumplido eres con tus obligaciones y con base a eso te otorgara más fácil un crédito con mejores condiciones.

Es simple, lo único que tienes que hacer es comprar y pagar a tiempo, para generar un buen historial y para no pagar ni un solo peso de interés. Es cierto que al utilizar una tarjeta de débito, es menos probable endeudarte, sin embargo, a una tarjeta le puedes sacar el máximo provecho para apalancarnos y no para caer en deudas.

Descarga en tu Smartphone la banca en línea o entra directo desde tu computadora, para llevar un mejor control con simples transferencias a tus cuentas de crédito y débito para evitar perder mucho tiempo en los bancos.

¿Cuál es la diferencia entre tarjeta de crédito o débito
¿Como saber si una tarjeta es de debito o credito?

Como te puedes dar cuenta las diferencias son notables y varían en función de las preferencias y necesidades de cada consumidor. ¿Y tú que tarjeta crees que te conviene más? ¿Crédito o débito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *