Categorías
Estilo de vida

¿Cuánto cuesta ser saludable?

La salud y las fianzas están completamente relacionadas, para llevar una vida financiera saludable tienes que aprender a tomar buenas decisiones, ser proactivo, sino estas en un nivel físico optimo tu salud se ve afectada.

Frecuentemente escuchamos que estar saludable o comer de manera sana es muy caro y solo las personas con cierto poder adquisitivo pueden dar ese lujo.

Llevar un estilo de vida saludable te ahorra dinero. 

Hacer ejercicio, tener un peso adecuado, mantener buenos niveles de colesterol, cuidar la presión arterial y los niveles de glucosa, no fumar ni consumir alcohol y, por supuesto, llevar una buena alimentación, reduce los gastos en servicios de salud. Aquí puedes revisar algunas dietas y recomendaciones.

Vale la pena invertir en una alimentación más saludable, cambiar de hábitos, mejorar su salud para que en un futuro no gastes tanto en medicamentos, tratamientos u hospitalización. Entre más enfermedades tengamos más aumenta el gasto, pero también reduce la calidad de vida.

Pero: ¿Qué tan caro es ser saludable? ¿Los alimentos saludables son más caros? ¿Vale la pena comprar productos orgánicos?

Ser saludable está al alcance de todos, comer sano no tiene que ser caro, es cuestión de organización y disciplina.

La salud y las fianzas están completamente relacionadas, para llevar una vida financiera saludable tienes que aprender a tomar buenas decisiones, ser proactivo, sino estas en un nivel físico optimo tu salud se ve afectada.

Muchas veces la salud la tenemos relegada, especialmente cuando se es joven, porque cuando estamos jóvenes nos sentimos bien y desgraciadamente no sabemos qué estamos cargando con una bomba de tiempo. Con el tiempo empezamos a enfermar, a sentirnos fatigados, a tener malestar, etcétera.

La salud es algo que no valoramos cuando la tenemos, por eso es importante prevenir para no tener enfermedades o para o conservar un buen estado de salud.

El 73 por ciento de los adultos en México no está asegurado, cerca de la mitad de la población en México está en la informalidad laboral por lo tanto está fuera de cualquier sistema de salud.

Ser saludable no solo es comer sano. Antes se creía que ser saludable tenía que ver la ausencia de enfermedad, que estabas saludable si no te enfermabas, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS), cambió la definición de ser saludable: por un estado de bienestar completo y no nada más físico, sino emocional, social, espiritual y mental. Es un bienestar integral de la persona, no solo la ausencia de enfermedad o no estar enfermo, te hace saludable.


Se cree que los alimentos saludables son costosos y que solo lo son los alimentos orgánicos, sin hormonas, pero es muy difícil comprobar que un alimento orgánico sea superior, los estudios demuestran que la gente que consume productos orgánicos, probablemente también realiza alguna actividad física, se preocupa por su alimentación, no consume alimentos ricos en grasas saturadas. Se hace chequeos médicos constantemente, toma macro nutrientes, normalmente tiene otras conductas saludables y además, compra productos orgánicos, no podemos decir que solo lo orgánico optimiza la salud.

Cuánto cuesta ser saludable

En nutrición existen muchas tendencias como los superalimentos que están tan de moda, pero también hay alimentos que no son caros y son accesibles.
El problema con los productos chatarra es que vas a comer mucho más y te va a satisfacer y nutrir mucho menos, a la larga lo barato sale caro.

Te recomendamos seguir estos consejos para que empieces una vida más saludable sin gastar tanto:

1. Revisa cuánto gastas en comida. 

Comida saludable

Mucha gente todos los días come fuera, siempre será más caro un alimento en un restaurante que prepararlo en casa.

2. Trata de comprar alimentos frescos y menos procesados.

Por ejemplo, la lechuga cortada y ya la lista para una ensalada puede costar hasta tres veces más, igual que la coliflor entera y fresca te puede costar 5 veces menos que al arroz de coliflor congelado.

3. Compra productos a granel como leguminosas:

Frijoles, lentejas, arroz, nueces, almendras, etcétera. Son mucho más económicos que si los compras empaquetados o de cierta marca.

5. Invierte en una buena proteína animal.

Algunos días de la semana incluye una proteína animal pollo, pescado o res pero también trata de incluir alguna proteína vegetal como: lentejas, garbanzos o frijoles. Consume más leguminosas que además de ser deliciosas, en México es sencillo incluirlas en tus platillos, pero son mucho más económicos que la carne animal, además, son buenas para tu salud y tu bolsillo.

3. Compra productos de temporada.

Y si no son de temporada y los quieres consumir, por ejemplo: las moras son una fruta cara y solo las consigues en ciertos meses, consume moras congeladas.

5. Experimenta con nuevos ingredientes a los que no estás acostumbrado por ejemplo:

Sardinas o atún. Cuántas veces hemos escuchado que tenemos que comer pescado dos veces a la semana, pescado graso como el salmón o atún y automáticamente pensamos en que es carísimo y no lo vas a consumir, pero no tienes que comer salmón, a menos que quieras.
La sardina es una excelente fuente de omega 3 y calcio, pero no estamos acostumbrados a consumirla, ese tipo de ingredientes pueden complementarse con la dieta muy bien y hacer que lleves una alimentación sana y económica.

6. Mucha gente se le va mucho dinero en alcohol, refrescos o jugos procesados. 

No hay que perder de vista que las bebidas forman parte de la alimentación y la final del día son calorías vacías y no te aportan absolutamente ningún nutriente, al contrario dañan tu salud y son caras. Una botella de refresco de 600 ml cuesta 14 pesos, hay gente que todos los días consume una botella, al año son 5.110 pesos en algo que merma tu salud y bienestar.
El gasto hormiga por excelencia son las comidas en la oficina, normalmente los platillos en los restaurantes no son tan saludables.

7. La planificación es clave.

Organiza bien tus menús y comidas por semana, ve al súper o al mercado para comprar lo que necesitas. Cocina un día a la semana todo y raciónalo en tuppers por día. Sé muy consciente de lo que vas a comprar y cuando lo vas a consumir, para no desperdiciar alimentos.

Los beneficios financieros de llevar una vida saludable son muchos, aquí te enlistamos algunos:

un estilo de vida saludable tiene un impacto positivo ennuetras vidas

1. El impacto positivo en nuestro cuerpo de llevar una vida saludable. Nos hace sentir más energéticos, tomamos mejores decisiones, somos más positivos, estamos más enfocados, nos sentimos bien y por lo tanto somos más felices. El sentirte bien y feliz tiene que ver con estar bien alimentado.

2. Tendremos una carrera profesional más larga y fructífera, te vas a enfermar menos, serás más productivo, vas a poder trabajar por más años, podrás ahorrar más y por ende gozar en mejores condiciones tu retiro laboral.

3. Si eres una persona con malos hábitos y tienes un historial de enfermedades crónicas, la prima de tu seguro médico será más cara, terminarás pagando más. A eso agrégale que a los 65 años los seguros son menos y por enfermedades específicas.

4. Una persona consciente de sus finanzas, es consciente de su nutrición. Con poco puedes lograr mucho.

5. Ahorra, mucho de nuestro dinero se nos va en los gastos hormiga, seamos sinceros nutricionalmente y financieramente son dañinos.

6. No caigas en modas de consumo. No necesitamos productos especiales para llevar un estilo de vida más saludable, no necesitamos una membrecía de un gimnasio para hacer alguna actividad física. Puedes hacer una rutina de ejercicio en YouTube, salir a correr al parque o la calle, andar en bicicleta. 

No necesitas gastar mucho dinero para ser saludable.

No ligues el dinero a un compromiso, lígalo más a una meta de conciencia de salud o a una persona. Nos motivamos más cuando vamos con amigo o nuestra pareja a hacer ejercicio.

Si decide gastar en una clase de algo o en una mensualidad de un gimnasio porque realmente te gusta, pues es una inversión que te va a ahorrar dinero al prevenir enfermedades, hacer ejercicio no es un gasto inútil.

No necesita mucho dinero, lo importante es seguir las recomendaciones como: no ir al súper con hambre, hacer una lista específica de compras, congelar los sobrantes de comida para que no haya desperdicios y alguna actividad física mínimo 15 minutos al día, al final tu cuerpo y fianzas te lo van a agradecer.

En Wini te ayudamos a cumplir tus metas ¡obtén tu préstamo en línea ahora! Es fácil, rápido y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *