Categorías
Finanzas Personales

Cómo utilizar una tarjeta de crédito de forma inteligente

Si quieres saber cómo utilizar una tarjeta de crédito de manera inteligente, este artículo tr puede ayudarte mucho.

Una tarjeta de crédito puede ser la mejor aliada en momentos de emergencia, pero también puede ser la principal enemiga de nuestras finanzas, si no la sabemos utilizar. Para adquirirla, las entidades bancarias establecen el límite de crédito considerando una serie de criterios como nuestros ingresos netos, por lo que lo recomendable es evitar gastar más de lo que podemos liquidar.

Actualmente, las personas cuentan con una o varias tarjetas de crédito para realizar compras en establecimientos o por Internet, hacer pagos de servicios, disponer de dinero en efectivo, y más. Pero no hay que engañarse, hay intereses qué pagar, penalizaciones por sobregiros e incumplimiento en la fecha de pago.

¿Cómo sacarle el máximo provecho a una tarjeta de crédito?

Hay recomendaciones para su uso, aunque la mayoría de éstas se enfoca en aprender a usarla de forma responsable.

 1. Pagar anualidad de membresías con tarjeta de crédito

Podemos usar nuestra tarjeta de crédito para pagar anualidades de membresías como Netflix, Spotify o del gimnasio, sin embargo, es necesario tener presente cuántas suscripciones tenemos cargadas a la cuenta para no exceder nuestras posibilidades de pago. Sin duda, es un buen sistema para realizar pagos a tiempo y mantener nuestros servicios, aunque hay que revisar que no se hagan cargos adicionales o que haya cobros por servicios que tal vez no estamos utilizando.

2. Fecha de corte vs. fecha de pago

Estas dos fechas suelen causar confusión, pero al tener una tarjeta de crédito debemos conocer ambos conceptos para manejarla con mayor responsabilidad. Entendemos por fecha de corte el día límite para registrar compras dentro de un periodo de tiempo, así como el inicio de otro; este periodo suele durar entre 25 y 30 días. Las compras hechas antes del día del corte aparecerán en tu estado de cuenta, y las posteriores al día del corte aparecerán en el próximo recibo.

Por otra parte, la fecha límite de pago es el último día para pagar el monto mínimo correspondiente por el consumo originado hasta la fecha de corte. Para no tener que pagar intereses, es importante pagar antes de la fecha límite.

Conocer ambas fechas es muy útil para nuestra planificación financiera, porque sabremos qué compras entran el nuestro pago del mes y cuándo podremos asumir una nueva deuda, teniendo más tiempo para liquidarla.

3. Estar atento a las promociones de las tarjetas de crédito

Si quieres saber cómo utilizar una tarjeta de crédito de manera inteligente, este punto puede ayudarte mucho. En algunas temporadas del año, las entidades financieras otorgan promociones para incentivar el uso de la tarjeta de crédito. Estas promociones suelen ser ventajosas porque podemos acceder a descuentos o a pagos por plazos, dándonos mayor flexibilidad y liberándonos de los intereses.

Si tenemos deudas anteriores en la tarjeta, lo conveniente es esperar a saldar el compromiso para asumir nuevos gastos, ya que, de lo contrario, podríamos no contar con la liquidez necesaria para cumplir con los pagos mensuales.

4. Pagar el total de la deuda a fin de mes

Existen muchas formas de tener salud financiera y una buena relación con tu banco, pero una de las principales respuestas a cómo utilizar una tarjeta de crédito correctamente, es pagar la totalidad de la deuda a fin de mes para evitar el cargo de los intereses; sin embargo, esta opción solo será viable si nuestra liquidez nos lo permite. En todo caso, lo que no puede faltar es el pago por la cuota mínima del mes, con la intensión de siempre abonar un poco más del mínimo para reducir la deuda y no irla acumulando en los siguientes meses.

Cumplir con este punto no solo nos libera de endeudamientos más grandes, sino que nos permite mantener un buen historial crediticio, para en un futuro tener acceso a un mayor crédito o incluso a préstamos para poner un negocio o comprar una casa.

5. Tener máximo dos tarjetas

Tener múltiples tarjetas de crédito puede llevarnos a escenarios indeseados, por ejemplo, problemas financieros que pongan en riesgo nuestra credibilidad como cliente.

Al tener máximo dos tarjetas se controlan mejor los gastos y se garantiza el cumplimiento de los montos a pagar. Hay que recordar, además, que cada tarjeta genera intereses individuales, aunque provengan del mismo banco, por lo que esto no es una alternativa para evadir nuestras responsabilidades crediticias.

6. Usarla sólo para emergencias

Muchos usuarios, sobre todo en el caso de clientes jóvenes e inexpertos, consumen el saldo total de sus tarjetas de créditos en compras que pueden resultar innecesarias. Si bien la finalidad de las tarjetas es brindar comodidad a los clientes, también es importante recordar que su uso debe estar destinado a usos específicos, entre los que debemos considerar las urgencias personales y familiares o las emergencias.

Aunque debamos realizar alguna compra doméstica o para la oficina, siempre recordemos que es importante dejar un pequeño excedente que permita cubrir cualquier eventualidad que se presente, como la cobertura de un accidente familiar o laboral, compras de medicinas o equipos médicos, costo del seguro del vehículo, etc.

Siguiendo esta regla también se evitan los temidos sobregiros y la búsqueda de soluciones más costosas, como la solicitud de créditos extras para pagar el endeudamiento.

7. Las operaciones por Internet

Existen compañías que ofrecen en sus páginas web la opción de pagar con tarjeta de crédito. Aunque la alternativa resulte cómoda, en algunos casos, eso puede generar cargos extra para las compras, como el pago por envío o tarifas adicionales, por lo que es importante verificar las condiciones de pago e incluso los contratos de privacidad o protección de datos.

Por otra parte, las plataformas bancarias que hacen enlace con nuestra tarjeta de crédito en ocasiones permiten que como clientes podamos modificar el límite de consumo de una forma muy segura, por ejemplo, mediante claves y patrones personales que resguardan la seguridad del cliente. Eso permite tener un consumo más controlado de nuestra tarjeta de crédito.

8. No exceder nuestro presupuesto

Aunque ya se mencionó, es importante recalcar la importancia de no gastar más de nuestro presupuesto mensual. Para esto podemos realizar una lista del dinero que se destinará a gastos personales o familiares, pago de servicios, entre otros y evitar hacer compras que sobrepasen ese monto. Una alternativa es evitar llevar la tarjeta con nosotros cuando sabemos que no hay gastos necesarios por realizar.

9. Conocer los gastos involucrados por tener una tarjeta de crédito

Antes de adquirir una tarjeta de crédito, debemos conocer la tasa de interés que se aplicará al no liquidar a tiempo y si hay Cobro Anual Total (CAT), el cual engloba la anualidad, la tasa de interés y comisiones por el uso de la tarjeta. Hay bancos que no solicitan pago anual o el costo es muy bajo. También hay quienes deciden no cobrarlo, si la tarjeta se utiliza al menos una vez al mes.

10. Cancelar las tarjetas de crédito que no utilicemos

Como última recomendación, y en caso de tener una segunda tarjeta de crédito, es preferible cancelar y devolver al banco las tarjetas de crédito que ya no utilicemos. Aunque no se usen, las mismas pueden generar cargos como el mantenimiento anual, el cual también genera intereses si no se paga. Es preferible tener una tarjeta para pagar solo por los consumos que realizamos, en vez de mantener deudas innecesarias.

Si tenemos una tarjeta de crédito, el uso prudencial es clave

No hay que dejar de utilizar tarjetas de crédito pensando que esto nos simplificará la vida, son muchas las ventajas que se pueden obtener teniendo un historial crediticio positivo, por ejemplo, poder acceder a créditos hipotecarios. Además, son varias las tiendas y establecimientos que ofrecen descuentos utilizando tarjetas de crédito, por lo que podrían ser oportunidades de ahorro.

Cuando comprendemos cómo utilizar una tarjeta de crédito, le podemos sacar el máximo provecho. Para esto hay que conocer las fechas de corte y pago, analizar y modificar nuestro hábitos de consumo, verificar nuestra capacidad de ingresos y número de gastos, así como conocer todos los cobros adicionales que pueden surgir por el uso de la tarjeta. 

Ahora tienes mayor claridad en cómo utilizar una tarjeta de crédito de manera correcta, para sacarle todo el potencial y generar un buen historial crediticio.